Lunes, 24 de agosto de 2009

SIGUIENDO LAS HUELLAS DE JESÚS DE NAZARET - JERUSALEN

Jerusalén es una ciudad de Asia occidental, situada en Oriente Próximo. Desde 1950 su sector occidental es la capital oficial del Estado de Israel, tras la primera guerra árabe-israelí.

El estatus de la parte oriental de la ciudad, conquistada en 1967 por Israel, se encuentra disputado, ya que en este sector —referido habitualmente como Jerusalén Este o Jerusalén Oriental, que incluye la Ciudad Vieja— es donde la Autoridad Nacional Palestina pretende establecer la capital de su futuro Estado. Israel no acepta las reclamaciones palestinas y, tras la Guerra de los Seis Días, considera la ciudad como un todo unificado y un mismo municipio, declarándola como su capital "eterna e indivisible" mediante la Ley de Jerusalén en 1980. En señal de protesta por esta anexión unilateral, los Estados miembros de las Naciones Unidas acabaron por trasladar sus embajadas a Tel Aviv. Jerusalén es una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada por los jebuseos antes de la llegada de las tribus hebreas a Canaán a principios del siglo XIII a. C. Fue la antigua capital del Reino de Israel y del Reino de Judá, y siglos más tarde del reino franco de Jerusalén. Jerusalén es considerada una ciudad sagrada para tres de las mayores religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam.

La Ciudad Vieja de Jerusalén fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

ANTIGÜEDAD DE LA CIUDAD


Pruebas cerámicas indican la ocupación de Ophel, dentro de lo que es actualmente Jerusalén, tan temprano como en la Edad de Cobre, cerca del cuarto milenio antes de Cristo, con evidencia de un asentamiento permanente en los primeros siglos de la Edad del Bronce temprano c. 3000-2800 AC. Ann Killebrew demostró que Jerusalén era una ciudad grande y amurallada en las etapas MB IIB y IA IIC (Entre 1800-1550 y 720-586 a. C.), durante la Edad de Bronce Tardío y las edades IA I y IIA/B Jerusalén era un pueblo sin amurallar y relativamente insignificante. Los escritos más tempranos que hacen referencia a la ciudad son los agrupados en los Textos de Execración de Berlín y Bruselas (c.  siglo XIX AC (que se refieren a una ciudad llamada Roshlamem o Rosh-ramen) y en las Cartas de Amarna (c. siglo XIV a. C.).2 5 yendo a Kathleen Kenyon, creen que Jerusalén fue una ciudad fundada por un pueblo semítico occidental con asentamientos organizados alrededor del siglo XXVI AC. De acuerdo a la tradición, Jerusalén fue fundada por Sem y Eber, ancestros de Abraham. El relato bíblico muestra a los jebuseos controlando la ciudad, habitando los terrenos cercanos a la ciudad actual hasta el siglo XI AC, cuando David conquistó su ciudad, Jebús. Excavaciones recientes de la Gran estructura de Roca tienden a ser interpretadas por los arqueólogos como corroboraciones de los textos bíblicos.

En torno al año 1004 AdC el rey David de Israel y de Judá conquistó Jerusalén a los jebuseos por medio de un contingente enviado a través de un manantial subterráneo, y la convirtió en capital de su reino unificado. Su hijo Salomón construyó en pocos años el Templo de Jerusalén, destinado a contener el Arca de la Alianza y las Leyes que Yahvé otorgó a Moisés en dos tablas de piedra en el Monte Sinaí. Éste sería el único templo que permitiría la ley religiosa hebrea consagrado al culto yahvista, si bien parece que existió otro templo en la isla Elefantina, en el curso medio del río Nilo, fundado en torno al 650 a. C. por una comunidad judía emigrada antes del reinado de Josías (640-609 a. C.). Tras la separación de Israel y Judá en el 922 a. C., Jerusalén pasó a ser la capital del reino de Judá. Tras diferentes avatares en su historia, en las que ejerció de capital del reino independiente de Judá, conoció posteriormente distintas etapas de dominación extranjera, primero bajo la influencia de los asirios, que sometieron al reino de Judá al pago de tributo, y luego directamente por los babilonios (597-546 a. C.) que toman la ciudad y la arrasan, destruyendo el Templo, en Julio del 587 a. C.; después estuvo sometida a los persas (546-332 a. C.), los macedonios (332-312 a. C.) y por sus herederos los seléucidas (312-130 a. C.). Desde este momento, bajo el gobierno de los asmoneos conocería un periodo de relativa independencia, si bien sería conquistada, junto con todo el reino, por las tropas romanas de Pompeyo en el 64 a. C. A partir del año 33 d C aproximadamente existe una iglesia cristiana creciente en Jerusalén, donde además se celebra el denominado Concilio de Jerusalén alrededor del año 49.

En el año 66 tuvo lugar una revuelta de los judíos que supuso el asedio de la ciudad y su toma por Tito en el año 70, junto con la segunda destrucción del Templo de Jerusalén. El proyecto de reconstrucción de Adriano como una ciudad completamente romana (Aelia Capitolina) supuso la revuelta definitiva de los judíos entre los años 132 y 135, finalizando con la caída de Masada y el inicio de la Diáspora judía.

LA EDAD MEDIA

La ciudad permanecio bajo el control de el Imperio Romano de Oriente hasta las invasiones árabes en el siglo VII, para después ser conquistada en 1099 por los ejércitos cristianos que promovieron las Cruzadas, creándose el Reino de Jerusalén. Tras el desastre en los Cuernos de Hattin (1187), Saladino tomó la ciudad nuevamente ese mismo año, y, salvo el pequeño intervalo de nueva dominación cristiana entre 1228 y 1244, los cruzados no volvieron a tomar la ciudad.

Tras la dominación mameluca, los turcos otomanos se hicieron con su control a partir del año 1517. La muralla que hoy rodea la Ciudad Vieja fue construida a principios de este período por el sultán Suleimán el Magnífico.

Estas murallas cuentan con ocho puertas. Siete están abiertas y una permanece sellada. Las cuatro puertas principales: la Puerta de Yafo, de Damasco, de los Leones y la Puerta de Sión - fueron construidas de acuerdo a los cuatro puntos cardinales , y se dirigen hacia las principales ciudades del país.

La Puerta Dorada, la única que esta sellada, es llamada en hebreo y árabe la "Puerta de la Misericordia". De acuerdo a la tradición judía, por esta puerta el Mesías entrará en Jerusalén.

EL ESTADO DE ISRAEL

Israel proclamó a Jerusalén capital de Estado en 1950, e instaló allí la sede de la residencia presidencial, el Parlamento israelí (Knéset), la Corte Suprema y otras instituciones administrativas. Como la ciudad había sido dividida entre Israel y Jordania tras el armisticio de la guerra árabe-israelí de 1948, esta declaración de capitalidad solo afectaba a la parte occidental de la ciudad, que era la administrada por Israel. En la Guerra de los Seis Días (1967), Israel conquistó también la parte oriental de la ciudad —la llamada Jerusalén Este—. Inmediatamente la segregó de Cisjordania y la anexionó de facto al resto del municipio. En 1980, Israel englobó en su legislación nacional ambas partes, este y oeste, proclamándola como su "capital eterna e indivisible" mediante la Ley de Jerusalén (julio de 1980). Sin embargo, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 478 inmediatamente después, en agosto de 1980, mediante la cual declaró nula la Ley de Jerusalén israelí y aconsejó a sus Estados miembros que situasen sus embajadas en Tel Aviv como medida de castigo por la anexión. La mayoría, con la excepción de los Países Bajos y 12 países hispanoamericanos, ya había trasladado sus embajadas a Tel Aviv antes de aprobarse dicha resolución. El Salvador anunció el 25 de agosto de 2006 su traslado a Tel Aviv. Paraguay y Bolivia mantienen las suyas en el suburbio jerosolimitano de Mevasseret Zion.7 En cuanto a los Estados Unidos, su Congreso aprobó una ley en 1995 que declaraba que «Jerusalén debe ser reconocida como la capital del Estado de Israel; y la Embajada estadounidense en Israel deberá establecerse en Jerusalén no más tarde del 31 de mayo de 1999». El traslado, sin embargo, todavía no se ha llevado a efecto.

Jerusalén es considerada una ciudad sagrada por las tres grandes religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Para el judaísmo es allí donde el Rey David estableció la capital del Reino de Israel y lugar de asentamiento del Arca de la Alianza, y su hijo - el Rey Salomón - construyó el Templo y hacia donde deben dirigirse las plegarias; para el cristianismo es allí donde predicó Jesús y fue crucificado; el Islam recoge de estas religiones el carácter sagrado de la ciudad, a la que miraban los primeros musulmanes al rezar, antes de pasar a hacerlo de cara a La Meca.

JERUSALÉN EN TIEMPOS DE JESÚS

I. Situación política

La primera provincia romana fue Sicilia (241 y 211 a.C). En el siglo siguiente, Roma fue conquistando progresivamente Macedonia, el Asia Menor, y el norte de África, organizándolas en provincias (133 a.C). El año 63, le tocó la vez a la provincia de Siria, conquistada por Pompeyo; el año 31, fue conquistado Egipto. Con las largas guerras de conquista de la Galia, de España y de Oriente, se fue creando progresivamente un ejército, compuesto de militares que hacían de la milicia una profesión. El poder pasó así lentamente de la aristocracia a manos de la creciente clase media y de los militares, que defendían las fronteras del imperio y competían por adquirir cada vez mayor poder en el centro.

Ciertos países, ligados a Roma por un tratado de amistad, gozaban de una relativa autonomía interna; tal era el reino de Herodes el Grande y de sus herederos. Egipto era considerado como propiedad personal del emperador. Los otros territorios eran bienes del pueblo romano, conquistados con las armas. Por eso sus habitantes tenían que pagar tributo.

Las provincias se dividían en dos categorías:

1) las conquistadas antiguamente, en tiempos de la república, eran llamadas "provincias senatoriales"; dependían oficialmente del senado; su gobernador, llamado "procónsul", era de rango senatorial; las provincias senatoriales eran los territorios más tranquilos y por eso no se solían estacionar en ellas las legiones romanas;

2) las otras provincias eran "provincias imperiales"; se estacionaban en ellas las legiones romanas y dependían directamente del emperador, que como tal estaba al frente del ejército; de más reciente conquista, estaban situadas en los confines del imperio; estaban gobernadas por senadores, nombrados por el emperador y destituidos a su antojo; los gobernadores estaban asistidos por generales y por diversos procuradores; algunas provincias imperiales secundarias estaban gobernadas por prefectos y por procuradores, que disponían de tropas auxiliares y tenían un poder limitado; se les privó del derecho de juzgar a los ciudadanos romanos hasta la época de los Severos. El desarrollo inicial del cristianismo tuvo lugar en la provincia imperial de Siria, a la que pertenecía también la prefectura de Judea.

En oriente, el rey era considerado como la encarnación de la divinidad y se le tributaban por consiguiente honores divinos. El culto imperial, que se difundió cada vez más en el imperio romano, tenía también intenciones políticas; intentaba dar una mayor unidad ideológica-religiosa al imperio. Solamente los judíos estaban dispensados del culto imperial, sustituido por el sacrificio en honor del emperador en el templo de Jerusalén. Los cristianos, cuando empezaron a distinguirse de los judíos de la sinagoga, perdieron los privilegios políticos, entre ellos el de la exención del culto imperial.

Los habitantes del imperio se dividían en tres categorías: los ciudadanos romanos, los hombres libres de las provincias y los esclavos. Al principio, sólo los hombres libres residentes en Roma gozaban de los privilegios de los ciudadanos romanos: participaban de la elección de los magistrados, estaban libres de impuestos, no estaban sometidos a los tribunales romanos, no podían ser torturados ni condenados a penas infamantes, como la de la cruz.

La ciudadanía romana se extendió a toda Italia y a algunas ciudades de las provincias. Pero hay que distinguir entre el derecho de ciudadanía con que se pertenecía a una ciudad, del derecho de ciudadanía romana, que suponía privilegios económicos y jurídicos.

Los ciudadanos romanos se dividían a su vez en tres categorías o estados:

1) En primer lugar estaba la clase senatorial, compuesta de las familias más ricas; de ella procedían los miembros del senado, que tenía la función de garantizar la continuidad de las tradiciones romanas. Bajo el imperio, fue poco a poco disminuyendo su papel, mientras que aumentaban los privilegios y los títulos honoríficos de los senadores. Con la llegada del imperio, empezaron a entrar en el senado también los caballeros y los provinciales; pero el título para pertenecer a él siguió siendo la propiedad de fincas.

2) En segundo lugar estaba la clase ecuestre, que en su origen estaba constituida por aquellos que, en caso de guerra, podían proporcionar un caballo, lo cual significaba gozar de una discreta riqueza. En el siglo I, esta clase de "nuevos ricos" estaba en auge. Los grandes funcionarios imperiales se reclutaban del orden ecuestre, y se aprovechaban a menudo de su cargo oficial para enriquecerse todavía más; Poncio Pilato pertenecía a esta clase.

3) El resto de los ciudadanos romanos, la inmensa mayoría, pertenecía a la plebe: profesores, médicos, artesanos, comerciantes, amanuenses, etc.

En el cuarto puesto de la escala social estaban los hombres libres de las provincias, fuera de Italia. Y finalmente, los esclavos: una masa enorme, considerados como propiedad de un amo. En Roma, una persona rica tenía que tener por lo menos 12 esclavos. En teoría, los esclavos no tenían ningún estatuto jurídico propio y verdadero. Por eso podían quedar libres mediante una cantidad llevada al templo de un dios, que en realidad se le pagaba al amo. A veces era el propio amo el que los dejaba en libertad. Si él era ciudadano romano, también lo era el liberto. Especialmente en Roma, donde era mayor el número de los esclavos de guerra, muchos de ellos consiguieron liberarse y ocupar puestos importantes. Pero la masa general seguía viviendo en condiciones lamentables, sobre todo en el campo. Los que huían, si eran apresados, eran devueltos a su amo y les esperaban severos castigos.

El año 6 d.C., Idumea y Samaría pasaron bajo el control directo de Roma, con un procurador dependiente de la provincia Siria. La administración romana se amplió además a Galilea y Perea. Como gobernador era nombrado un noble del orden ecuestre, que duraba normalmente en su cargo un par de años. El gobernador tenía poder militar, judicial, y financiero, aunque limitado. Su residencia estaba en Cesarea. Disponía de una fuerza militar modesta: tropas auxiliares reclutadas en Siria-Palestina. Una cohorte residía habitualmente en Jerusalén, en la fortaleza Antonia, mientras que había otras pequeñas guarniciones ocupando las diversas fortalezas dispersas por el territorio. Durante las fiestas, el gobernador acudía a Jerusalén con una escolta para prevenir motines.

El ejercicio de la justicia se regulaba según la ley judía, reconocida como ley de estado para todos los judíos del imperio romano. Por consiguiente, le correspondía al sanedrín, no sólo para los judíos de Palestina, sino también para los de la diáspora. Los tribunales locales juzgaban las causas comunes, pero en los casos de sentencia de muerte, sólo el gobernador podía hacerlo.

El pago de los tributos y de los impuestos destinados a tesoro imperial se realizaba por medio de funcionarios, a veces locales, mientras que las aduanas se arrendaban a personas privadas, que los cobraban por medio de los publicanos.

La única injerencia en el culto era el nombramiento del sumo sacerdote, que dependía del capricho del gobernador.

1. Herodes el Grande

Conquistando el reino con las armas, a Hircano le sucedió Herodes, el hijo de su poderoso ministro, Antípatro.

Herodes (37-4 a. C), fue un personaje fuera de los común cuya violenta y cínica personalidad ha sido objeto de juicios muy duros. En realidad, respondía al tipo de los príncipes indígenas Helenizados del período helenístico romano: aventureros sin escrúpulos, no exento de valor y ambición; constructor entusiasta y munífico mecenas. Ávido de poder, por el cual estaba dispuesto a recurrir a cualquier compromiso.

Engrandeció progresivamente el reino, llegando a tener bajo su dominio toda Palestina y Transjordania, desde las fuentes del Jordán hasta el Mar Muerto al sur, excluida la decápolis; abasteció las cajas del erario con tasas y sobre todo con el comercio, para lo cual fundó el puerto de Cesarea Marítima en el Mediterráneo y mantuvo buenas relaciones con los nabateos que tenían el monopolio de transportes de mercancías que llegaban por el mar Rojo. Sin embargo, en comparación con otras regiones del Imperio Romano, Palestina era un reino relativamente pobre: los ingresos anuales eran de unos mil talentos en proporción de uno a doce respecto a Egipto, al mismo nivel de lo que pagaba la provincia de Asia (Éfeso) con el diezmo.

1.1 Construcciones

Infatigable constructor reconstruyó según el modelo Helenístico Cesarea Marítima y Sebaste (Samaría), a fin de repoblar la región, en la que asentó a seis mil colonos. Restauró Jerusalén, embelleciéndola con calles pavimentadas y dotándola de agua con importantes acueductos; sobre todo decidió reconstruir suntuosamente el Templo, duplicando la explanada y erigiendo al sur el pórtico real. También mandó restaurar la tumba de los Patriarcas en Hebrón.

Con finalidad de defensa, y también de residencia, construyó la fortaleza Antonia (dedicada a Antonio) en el ángulo noroeste de la explanada del Templo; las de Masadá, Herodión y Maqueronte en las que estableció espléndidos y refinados palacios; en Jericó tenía una suntuosa casa de invierno con piscinas y jardines cerrados con peristilos, mientras que en la parte oeste de Jerusalén había mandado construir un nuevo palacio real, fortificado con tres torres. No es necesario decir que las fundaciones no carecían de las infraestructuras características del helenismo: teatros, estadios, hipódromos como en Jerusalén.

Con buen mecenas helenista, tampoco se olvidó de hacer ricas donaciones en beneficio de ciudades griegas para sus edificios públicos: gimnasios, templos y mercados; en Antioquía financió la pavimentación de la columnata de la calle principal.

1.2 Rechazo judío

Aunque todo esto le valió el apelativo de grande, los judíos, sin embargo, le detestaban por varios motivos:

- era Idumeo; por tanto no de raza judía pura; los Idumeos habían sido circuncidados por la fuerza en 126 a. C por Juan Hircano; después de haber sido de los peores enemigos de Israel;

- estaba muy ligado a Roma, el Imperio pagano opresor; había introducido el culto al Emperador con templos en Cesarea, Sebaste, Panión (Banias);

- gobernaba despóticamente, desautorizando al Sanedrín, humillando a los fariseos y saduceos, pisoteando las leyes tradicionales y fijando las águilas romanas en la fachada del templo.

- se aseguraba el trono exterminando cruelmente, incluso a sus parientes más íntimos: sus hijos Alejandro y Aristóbulo, su mujer Mariamme, mereciendo también por ello la fama de sanguinario que aparece en el Evangelio; incluso dispuso que a su muerte su hermana Salomé hiciese ejecutar en el estadio a un cierto número de nobles para que la gente le llorase.

1.3 Pilato

De los procuradores, los Evangelios recuerdan a Pilato figura mezquina de político. También lo conoce Flavio Josefo. Su nombre aparece en una inscripción encontrada por una misión italiana en una piedra del teatro de Cesarea. Su mandato se caracterizó por continuas provocaciones. entrada del ejército romano en Jerusalén con las enseñas descubiertas y la efigie del emperador; construcción del acueducto con el dinero de Korbán (ofrenda sagrada), del que se había apoderado por la fuerza, provocando un motín duramente reprimido. Muy pronto cayó en desgracia; por sus reiteradas provocaciones de las susceptibilidad judía y los graves incidentes ocurridos con los samaritanos fue depuesto en el 36 por Vitelio, legado de Siria y enviado a Roma a defenderse; Calígula le condenó al destierro o al suicidio.

El fue quien decidió en última instancia la condena a muerte de Jesús, que pudo ser precisamente la crucifixión por estar dictada por un tribunal romano.

Hasta aquí, el primer capítulo, por decirlo así. En breve mas.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti