Domingo, 16 de agosto de 2009
LOS APÓSTOLES - "VOSOTROS SEREIS MIS ENVIADOS" 

MATEO: Aparece este nombre en las listas de los doce discípulos elegidos que figuran en los tres Sinópticos. El evangelio según Mateo tal vez haya recibido el nombre del discípulo pero él no lo escribió. Sin embargo es el único que trae la narración siguiente: «Jesús vio a un hombre, llamado Mateo, sentado en la oficina de los impuestos, y le dijo: \"Sígueme\". Él se levantó y lo siguió». Los relatos paralelos de Marcos y Lucas mencionan en este punto a un Leví, hijo de Alfeo. Aparte de esto, ningún detalle personal se conoce acerca de Mateo.

TADEO: Uno de los doce discípulos de Jesús, mencionado en los Evangelios de Mateo y Marcos. En algunas versiones antiguas se lee Lebeo, o «Lebeo el llamado Tadeo». No tiene más menciones y no se sabe nada más de él. En la lista de discípulos según Lucas figura en su lugar «Judas hermano de Jacobo»; tal vez sea el «Judas, no el Iscariote, sino el otro», de Juan [Mateo lo, 3; Marcos 3, 18; Lucas 6, 16; Juan 14, 22].

SIMÓN EL CANANEO: De ninguno de los Apóstoles nos refiere quizá menos cosas el Sagrado Evangelio que del Santo Apóstol San Simón. Es verdad que nos dice muy bastante sólo con asegurarnos que Jesucristo le escogió para que fuera uno de los doce Apóstoles. San Mateo siempre llama a Simón el \"Cananeo\", para distinguirle de San Pedro, que también se llamaba Simón; y el distintivo de \"Cananeo\" lo tomó de la ciudad de Caná en la provincia de Galilea, donde San Simón había nacido. San Lucas le apellida Simón el \"Zelador\": Simón Zelotes; ó por alusión a su ardiente celo, que fue siempre como su especial carácter; ó porque la palabra hebrea Caná significa en griego \"Zelo\", y San Lucas escribió en esta última lengua, le dio el nombre de Zelador que equivale a Cananeo. 

Asegura Teodoreto que Simón fue de la tribu de Zabulón o de Neftalí, adelantando Nicéforo que nuestro Santo fue el esposo de las bodas de Caná, a que asistieron convidados el Salvador y la Santísima Virgen, haciendo en ellas, a ruegos de María, el primer milagro de convertir el agua en vino; cuyo prodigio obrado en su favor hizo tanta impresión en el novio, que lo dejó todo por seguir a Jesucristo, y con consentimiento de su esposa, a quien no había tocado, conservó perpetua virginidad en el matrimonio, sirviendo de modelo a tantos grandes Santos que imitaron después tan bello ejemplo. Desde que Simón se determinó a dejarlo todo por seguir a Jesucristo, no reconoció a otro maestro que nunca le perdió de vista. Siempre atento a sus divinas lecciones y perpetuo testigo de todas sus maravillas, sobresalió entre todos los discípulos por su ardiente celo.  Habiendo resuelto los Apóstoles salir de Judea para aununciar el Evangelio a toda la tierra, San Simón se dirigió a Egipto, donde sembró el grano divino, que con el tiempo había de convertir aquella dichosa provincia en un terreno prodigiosamente fecundo de innumerables Santos. Recorrió también las vastas provincias del Africa y de la Gran Bretaña. Se adentró también en Persia, donde después de inexplicables trabajos, de indecibles frutos y de innumerables conquistas, tuvo la dicha de coronar su apostolado con la gloria del martirio junto con San Judas Tadeo. 

ANDRÉS: Uno de los doce apóstoles, Andrés era pescador en Galilea y fue llamado junto con su hermano Simón por Jesús para que lo siguieran (motivo por el cual tiene el apóstrofe de protocleto en la Iglesia oriental, que quiere decir «el primer llamado»Gui?o. De acuerdo con el Evangelio de Juan, antes Andrés había sido discípulo de Juan el Bautista y era oriundo de Betsaida [Marcos 1, 16-18j.  Según la tradición, evangelizó en Grecia y murió martirizado en Patrás sobre una cruz en forma de aspa («cruz de san Andrés»Gui?o

JACOBO: Nieto de Abrahán el primer patriarca, hijo de Isaac y Rebeca, y antepasado tradicional de los hijos de Israel. Las peripecias de Jacob que narra el Génesis tienen mucho de consejas contadas a la vera del fuego en los campamentos y material legendario. Sin embargo emerge de todo ello el personaje de un individuo real, habilidoso, hombre de muchos oficios, inteligente, confiado en sí mismo y sin embargo, devoto, que habría vivido entre el 1750 y 1570 a.C. En su juventud era «hombre tranquilo y amante de la tierra», y el favorito de su madre. Su nombre significa «el que suplanta». Engañó a su hermano mellizo Esaú siguiendo los consejos de su madre, y le arrebató el derecho de primogenitura y la bendición paterna. Huyendo de la cólera de su hermano, Jacob fue a la tierra ancestral de Jarán bajo el pretexto de que iba a buscar esposa (ya que Isaac no quería que sus hijos casaran con mujeres cananeas). Estando en Betel tuvo una visión de Dios. En Jarán sirvió de pastor durante doce años a su tío Labán para merecer por esposa a la hija de éste, Raquel. Pero luego Labán le dio a su hija mayor Lía diciendo que era costumbre de su tierra dar primero a la mayor, con lo que Jacob se vio obligado a trabajar para aquél siete años más. El Señor viendo que Jacob amaba más a Raquel y despreciaba a Lía, hizo a ésta fecunda y parió sucesivamente a Rubén, Simeón, Leví y Judá. Luego Jacob tuvo dos hijos, Dan y Neftalí, con Bihlá la esclava de Raquel, a instancias de ésta. A continuación engendró a Gad y Aser con Zilpa, la esclava de Lía. Más adelante Jacob volvió a acostarse con Lía (a cambio de las mandrágoras que le había traído a ésta Rubén, y que se comió Raquel), y tuvieron a sus hijos quinto y sexto, Isacar y Zabulón, así como una hija, Dina. Mientras tanto Raquel iba rogando a Dios y por fin parió a José, y luego a Benjamín. Jacob no había olvidado el engaño de Labán, así que le engañó a su vez cambiando las marcas de los ganados, con lo que se hizo dueño de un rebaño propio y se despidió habiéndose «enriquecido enormemente». 

De regreso con toda su familia a la tierra de Canaán, su vejez quedó entristecida por la supuesta pérdida de José. La historia termina con la reunión de padre e hijo en Egipto, y el asentamiento de Jacob y todo su séquito y ganados en la tierra de Gosen, donde murió. Varias tradiciones quedan entretejidas en esta narración (la reconciliación con Esaú, el ultraje de Dina y la venganza, la historia de JoséGui?o. También se dice que Jacob recibió el nombre de Israel tras luchar toda una noche con el misterioso enviado de Dios en el valle de Yaboc, después de lo cual los hebreos del Éxodo se llamaron a sí mismos «hijos de Israel» [Génesis 25, 26 a 50, 14]. 

La preferencia a favor de Jacob y en deTrimento de Esaú es citada por Pablo [en Romanos 9, 13] para argumentar la soberanía de la gracia de Dios. En Hebreos 11, 9 lo propone como héroe de la fe. Jacobo, Jaime, Yakub, Yago y Santiago son variantes del nombre; en particular identifican a varios personajes del NT: el abuelo de Jesús, dos discípulos suyos, un hermano, y el padre del otro Judas.

Fdo. Cristobal Aguilar.

 


Publicado por cristobalaguilar @ 18:46  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti