S?bado, 15 de agosto de 2009
LOS APÓSTOLES ¿QUIENES SON?

PEDRO: El pescador galileo Simón bar-Jona. a quien Jesús llamó en arameo Cefos, que significa «piedra». Pedro y su hermano Andrés eran de Betsaida, una aldea de pescadores a orillas del mar de Galilea, pero los sinópticos le vinculan más a Cafarnaúm. El NT menciona también que Pedro tenía mujer y suegra. En el Evangelio de Marcos dice que Jesús los llamó cuando estaban echan- do sus redes en el mar de Galilea. Por otra parte Juan dice que Andrés era discípulo de Juan el Bautista y luego se pasó a los seguidores de Jesús llevando a su hermano. También es Juan quien nos informa de que Jesús le puso el sobrenombre. En todos los sinópticos cuando aparece una lista de apóstoles Pedro siempre figura el primero.
No sólo era el primero de los doce; además formaba parte del «círculo interior» (Pedro, Santiago y Juan) de los que convivían más estrechamente con Jesús y le acompañaban siempre. Por ejemplo, en Cafarnaúm, en casa de Jairo el jefe de la sinagoga, en la transfiguración, camino a Jerusalén y en Getsemaní. Fue Pedro quien reconoció a Jesús como el Ungido en Cesarea de Filipo pero lo negó tres veces en el patio del sumo sacerdote. Tres de los Evangelios ponen cierto énfasis al narrar que Cristo resucitado se apareció a Pedro, y Juan cuenta la triple comisión «Apacienta mis ovejas!». La importancia del personaje en la Iglesia primitiva se observa en el libro de los Hechos, cuando Pedro dirige la asamblea en «la estancia de arriba» donde se alojaban en Jerusalén, interpreta los sucesos de Pentecostés, habla en el Templo y ante el consejo de los judíos. La encarece el conocido comentario: «Y hasta sacaban los enfermos a las plazas y los ponían en camillas y angarillas para que, al pasar Pedro, al menos su sombra tocase alguno de ellos... y todos eran curados». Sin embargo desaparece prácticamente del relato después de la persecución de Herodes, salvo la importan- te intervención de Hechos 15 en el sínodo de Jerusalén, donde se declaró a favor de los partidarios de llevar la predicación a los gentiles y no sólo a los judíos. Pablo alude a su presentía en Antioquía y Corinto, mientras quedaba Santiago a cargo de la comunidad de Jerusalén.

Según la tradición estuvo en Roma, donde escribió la carta primera y facilitó información a Marcos para su evangelio. Luego debió ser víctima de la primera persecución (64-65 d-C-). La basílica de San Pedro de Roma conmemora no sólo esta relación del apóstol con la ciudad sino su primado de la Iglesia con arreglo al muy debatido pasaje: «Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esa piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella» [16,16-19]. Parece que se trata aquí de un encargo fundacional, no de instituir una sucesión apostólica, toda vez que el «poder de las llaves», es decir, el de atar y desatar tanto en la tierra como en el cielo, se repite un poco más adelante en un discurso a todos los discípulos [8, 18]. Cuestión política por excelencia, debido a lo cual se ha llegado a poner en duda la autenticidad del pasaje «Tú eres Pedro» [Mateo 4, 18; 8, 14; lo, 2; 16, 16-19; 18, 18; Marcos 5, 37; 8, 29; 14, 37 y 66s; 16, 7; Lucas 24, 34; Juan 1, 40-42; 13, 6s; 20, 2-9; 21, 2s; Hecho 1, lss; 2, 14s; 3, ls; 4, 8s; 9, 32 a 12, 17; 15, 7-11 ; Gálatas 2, lis; 1Corintios1, 12]. Se le atribuyó un apócrifo del s. II, el Evangelio de Pedro, algo antisemita y teñido de docetismo (la idea de que la naturaleza humana de Jesucristo había sido una apariencia); existe un fragmento del mismo en el Museo de El Cairo, que es una Copia del s. VIII.

 JUAN: El galileo Juan, pescador hijo de Zebedeo, y su hermano Santiago estuvieron entre los primeros discípulos de Jesús. Según Mateo 1, 20 hay que suponerles una situación relativamente desahogada puesto que tenían barca propia y jornaleros. Se les suele nombrar juntos y Jesús los motejó de «hijos del trueno», quizá por- que tuviesen un pronto algo fuerte. Con Pedro, formaron el «círculo interior» de los discípulos y acompañaban a Jesús en casa de Simón Pedro en Cafarnaúm, en casa de Jairo el príncipe de la sinagoga, en la transfiguración, en camino a Jerusalén y en el huerto de Getsemaní. Posiblemente, al menos así lo asegura la tradición, fue también el «discípulo amado» que menciona el Evangelio de Juan al relatar la Última Cena, y que estuvo al pie de la cruz. El mismo cuyo nombre no se dice que fue con Pedro a ver el sepulcro vacío y luego estaba pescando en el Mar de Galilea.

 Juan el discípulo pescador aparece en la relación que figura al principio de los Hechos, y al lado de Pedro cuando éste curó al cojo. Luego ambos sufrieron prisión y juicio, pero fueron puestos en libertad con una amonestación o más bien amenaza. Después del martirio de Esteban, aparecen Juan y Pedro en Samaría, donde autorizan la predicación del Evangelio. Después de lo cual Juan desaparece del NT excepto donde Pablo le menciona como una de las «columnas» de la Iglesia de Jerusalén [Mateo 4, 21; l0, 2; Marcos 1, 19 y 29; 3, 17; 5, 37; 9, 2 y 38; lo, 35 y 41; Lucas 5, lo; 9, 49; 22, 8; Hechos 1, 13; 3, 1-4; 8, 14; Gálatas 2, 9].

 BARTOLOMÉ: «Hijo de Talmai». Uno de los doce apóstoles, de acuerdo con Mateo, Marcos y Lucas, tal vez el mismo que figura en Juan con el nombre de Natanael, «el que estaba debajo de la higuera» y afectó cierto escepticismo inicial diciendo: «¿De Galilea puede salir algo bueno?». Nacionalista judío no poco fanático, por consiguiente. Pero Jesús le tranquiliza en seguida diciendo (quizá con ironía): «Éste es un israelita auténtico, en el que no hay engaño» [Mateo lo, 3; Marcos 3, 18; Lucas 6, 14; Juan 1, 45-511.  En efecto, Bartolomé es el patronímico, de modo que Natanael («Dios ha dado»Gui?o pudo ser el nombre propio. No aparece en los Hechos de los Apóstoles. Según la tradición evangelizó en la Arabia Feliz y murió desollado en Armenia.

Fdol. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 20:23  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti