Jueves, 13 de agosto de 2009
¿QUE ES UN VIAJE ASTRAL?

Parece ser la separación "temporal" del alma del cuerpo y que según los estudiosos del tema, (sin saberlo) lo hemos realizado alguna vez mientras dormimos. Son muchos los casos sobre este tema, aquí iniciamos un artículo que será el preludio de otros que iremos públicando, para como siempre "esclarecer" temas que tienen que ver con lo espíritual, aunque no se halle dentro de la esfera exacta de la religión.

La famosa experiencia del "dejá vu" (lo ya visto) es otra forma corriente de que al parecer hemos estado en un sitio o simplemente hemos recordado un acto que, aparentemente no hemos realizado, nunca solo en ese mismo instante. Es decir, nos da la sensación de que ya hemos estado en un lugar determinado o hemos vivido una situación. 

Un viaje astral es la separación del cuerpo físico y el cuerpo astral. Esta separación es muy parecida a la muerte, muchas de las personas que han permanecido muertas clínicamente durante algunos minutos lo han experimentado conscientemente. Pero no hace falta estar al borde de la muerte para experimentarlo. Algunas personas lo experimentan de forma espontánea cuando están perfectamente despiertas, sin proponérselo siquiera, mientras que otras se pasan la vida buscando en vano dicha experiencia y lo mas que consiguen, después de ayunar y de meditar durante años, es una potente proyección mental.

Durante la realización de un viaje astral las limitaciones físicas parece que pueden superarse. La persona puede desplazarse a miles de kilómetros de distancia de forma instantánea, ve lo que sucede y lo describe con increíble exactitud. Los ejemplos de esta clarividencia provocada por experiencias fuera del cuerpo son innumerables. La Sociedad de Investigaciones Psíquicas británica cuenta en sus archivos con numerosos casos comprobados, que incluyen incluso la resolución de un crimen gracias a un testigo que presenció el robo y muerte de un hombre, mientras se encontraba fuera de su cuerpo.

Lo más corriente es que las personas que se encuentran realizando un viaje fuera del cuerpo se comporten como fantasmas; pueden ver pero no ser vistos, ni intervenir físicamente donde se encuentran.

Para hablar de los viajes astrales lo primero que debemos conocer es qué es en realidad el plano astral.

El primer concepto que ha de evidenciarse para describirlo es su absoluta realidad. Debemos entender que los habitantes del plano astral son reales en el mismo concepto que lo somos nosotros en el plano físico.
La región astral es lo que se conoce normalmente como mundo espiritual o universo suprafísico.  Los habitantes del mundo astral son las entidades espirituales. Plano astral, por lo tanto, es sinónimo de planos espirituales o suprafísicos.

La visión en el mundo astral es muy diferente y mucho más amplia que la visión en el plano físico, porque la percepción no está limitada a los cinco sentidos que poseemos los seres encarnados, sino que abarca también lo conceptual. La proyección astral no es sólo un privilegio de unos pocos, llamados Iniciados por algunas escuelas. Todos los seres "encarnados" estamos capacitados para realizar viajes astrales y la mayoría los ha realizado sin saberlo, confundiéndolos con sueños extraños. El viaje astral puede ser de aprendizaje o de Servicio. En el primero de los casos, cuando nuestra esencia viaja, va incorporando al decodificador (el córtex cerebral) todas las vivencias que va teniendo en los lugares que visita. En el segundo de los casos, el viaje astral es programado y podemos contactarnos con personas que precisan algún tipo de ayuda espiritual (en ese caso nos comunicamos con su cuerpo causal y le enviamos conceptos de aliento) o con otras que necesitan sanación (en ese caso se le envía color verde). Dejo en claro que la mayoría de los viajes astrales no cumplen ningún cometido por dos razones: 1) Generalmente se hacen durante la noche y nuestro Ser Interno confunde el viaje astral con un sueño fantasioso.  2) Casi todos los "viajeros astrales" desconocen que se puede brindar ayuda a otros o aprender diversas cosas durante dicho viaje.

De todas formas, hagamos algunas matizaciones. Algunas personas hablan del "viaje" o "desdoblamiento astral" como de una situación en la que "algo" (nosotros, como entidad psíquica) se desprende o separa de otro "algo" (el cuerpo de carne, hueso y pellejo). En realidad esto ocurre siempre que nos sumergimos en el sueño fisiológico, o sea, cuando el cuerpo se duerme. Quiere decirse que los sueños son "viajes astrales" o como se prefiera llamarlos. Aunque si hablamos de "sueño lúcido" queremos decir que estando en el "mundo onírico" nos damos cuenta del hecho de estar allí, mantenemos la lucidez, somos conscientes de ello (en mayor o menor grado) y, por tanto, podemos movernos a voluntad (a derecha, izquierda, arriba, abajo..., incluso dirigirnos a lugares concretos.

Conviene saber que algunas veces se describe el fenómeno de ver el cuerpo físico acostado en la cama. Esto es muy fácil de experimentar si sabemos como efectuar la salida de nuestro cuerpo de manera consciente y voluntaria (algo que se produce de todas maneras cuando nos quedamos dormidos, aunque seguramente sin conciencia o lucidez de ello). Os contaré mi primera experiencia personal al respecto. Fue totalmente involuntaria:

Estaba viendo la televisión en mi cuarto como de costumbre, de fondo oía las notícias de las 24 horas, de repente (no se concretar si fue un sueño o no, pues mas bien fué para mi una cosa lúcida) flotaba en la habitación (lo sorprendente es que seguia escuchando las noticias y el "hilo" de las mismas no se perdía, es decir que es como si estuviese despierto. Bueno en segundos flotaba a nivel del suelo del cuarto, comprobe que no podir ir a donde quería, es más la velocidad era bastante ralentizada. Después traspase la puerta, cruce el pasillo y al mirar hacia la ventana del salón (no me vi a mi realmente, solo vi un "cordón" de color azul muy fuerte que se reflejaba en la ventana; pues bien fui avanzando por el pasillo, y casi llegue a la puerta de la calle, y en ese momento "algo" o alguien me hizo regresar hacia atras a una velocidad increible y momentos antes de despertar (porque me desperte) sentí un fuerte sonido por el oído (como de una entrada de aire se tratara) y en ese momento me desperte, comprobando que el "hilo de la noticia era el mismo. Quizas me he arriesgado un poco al contar esta vivencia que no dudo algunos de vosotros tachareis de... (no quiero nombrar), pero tal como la vivi os la he contado. Compartiendo con vosotros una experiencia, que a mi modo de ver pudo ser un viaje astral. Dejando a un lado lo que puedan pensar los lectores de este mi blog, simplemente tened presente que he compartido algo que para mí es muy intimo contigo, lector de este artículo, por otra parte como habrás visto soy un cristiano de fuertes convicciones o por lo menos así lo creo yo. Me siento muy cabal y con cierta formación humana y de la vida. Este artículo como otros de este Blog, son para "mentes y espíritus" abiertos que es como hay que estar, receptivos, respetando la tradición y estudiando los nuevo sin menospreciar aquello que pudiera parecernos incoherente.

Bueno dejando esa aclaración al respecto. Sigamos con el tema que nos ocupa.

Todos nos salimos de nuestro cuerpo cuando éste duerme plácidamente y viajamos por el infinito mundo onírico, esa dimensión paralela maravillosa de la que somos ciudadanos tanto como del mundo físico. Finalmente, cuando el cuerpo ha dormido bastante o se despierta.... volvemos a estar metidos de alguna forma dentro de él. Sólo una vez en toda la vida no regresaremos.... pero eso, como digo, sucederá inevitablemente una vez.

Aunque esto no siempre es así. Hay personas que afirman haber visto figuras espectrales de familiares y conocidos, que después se comprobó que estaban bien vivos, aunque dormidos, cuando se produjo el fenómeno. En ocasiones, la aparición de esos supuestos espectros se produce durante la agonía de la persona, como si quisiese despedirse de sus allegados por última vez. Los expertos los llaman "fantasmas de los vivos" y su presencia obedece a desdoblamientos astrales.

Durante un viaje extracorporal se pueden recorrer grandes distancias y atravesar todo tipo de obstáculos, pero también hay ocasiones en que el viajero astral no puede atravesar una simple pared, y tiene que salir por la puerta, como una persona física. Algunos pasajes de literatura religiosa parecen confirmar esta similitud entre la muerte y las Experiencias Extracorporeas. De algunos fragmentos de la Biblia podría deducirse que la muerte es allí descrita como la rotura de «un cordón de plata» que une el «otro» cuerpo al cuerpo físico, como por ejemplo se menciona en Eclesiastés 12.

Se trata de un fenómeno vivido no sólo por místicos, chamanes y personas que han sentido de cerca la muerte, si no por gentes normales en situaciones corrientes.Una súbita sensación de ligereza invade el cuerpo. Y antes de terminar de acostumbrarse, los ojos comienzan a percibir la habitación de modo diferente. Mientras dormimos a veces nuestro espíritu abandona nuestro cuerpo.

Ya no está tendido en la cama, sino muy cerca del techo. O al menos eso parece. Al girar la vista, surge una visión estremecedora: tendida sobre la cama se encuentra una persona a la que uno conoce muy bien... demasiado bien. La primera sorpresa es verse a sí mismo acostado, mientras que el auténtico yo se encuentra flotando en la habitación. Después ya no hay prácticamente límites a lo que puede pasar. Bueno para ser el primer artículo de una serie, espero haberos intrigado y que os sirva para arrojar luz sobre las sombras, teniendo claro que como la Iglesia enseña y los Santos Padres nos decian, "somos más que carne y huesos" estamos llenos de la luz y la inmensidad del amor de Dios.

Fdo Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti