Martes, 11 de agosto de 2009
LOS ESTIGMATIZADOS

Son muchos los que a lo largo de la historia han "padecido" estos dolores y signos, que sin embargo, la Iglesia los considera un don de Dios. Normalmente lo padecen personas muy devotas y que estan muy cerca de nuestro Señor Jesucristo. Padecen lo que llamamos los "estigmas de la pasión". Unos las padecen en las manos (a modo de los clavos de nuestro Señor Jesucristo), otros las padecen en la espalda (los latigazos), otros en los pies, etc...

Existen con el correr de los tiempos muchos estigmatizados, entre ellos:

San Francisco de Asís (que se dice fue el primero de ellos), Ana Catalina Emmerich, Luisa Lateau, Teresa Neummann, Eleonora Zügum, George Marasco, mi tan querido Pío de Pietrelcina... en fin una larga lista. Es un fenómeno que hasta el presente no tiene explicación científica, y son lesiones abiertas en la piel con exudación de sangre o líquido seroso, o excrecencias del tejido conjuntivo. Esta catalogado por muchos estudiosos como un fenómeno Místico, ya que manifiestan las heridas de la Pasión de Jesucristo en sus cuerpos.

San Francisco se hallaba rezando con los brazos extendidos pidiendo a Dios sentir el Amor... "la llama de la devoción creció de tal forma en él que, por exceso de su amor y de su compasión, sintiose transformado completamente en Jesús" y tras ellos "en sus manos y pies comenzaron a aparecer las señales de clavos tales como acababan de verlas en el hombre crucificado sobre él... y en el costado del santo, del que se habría dicho que había sido herido por un lanzazo, se había formado una llaga que sangraba con frecuencia, hasta el punto de que su túnica y sus calzas se veían a menudo mojadas por aquella sangre sagrada..." Relato de Celano. Prosigue San Asís Buenaventura: "Las cabezas de los clavos redondas y negras, estaban en el interior de las manos y en la parte superior de los pies; las puntas, que eran algo largas y que aparecían en el otro lado, se curvaban y sobresalían del resto de la carne. Se podía pasar un dedo entre la cabeza de aquellos clavos de carne y la palma de la mano; cuando se apretaba una de sus extremidades, se veía como se levantaba la otra. A las muerte de su padre más de cincuenta hermanos, la virgen Clara y sus hermanas pudieron ver los estigmas sagrados".
Relatos elocuentes que nos describen a la perfección los brotes carnosos y negruzcos que aparecían y desaparecían de las manos y pies del santo y que nos recuerdan a la visión de clavos. San Francisco también mostraba una llaga roja en el costado como si hubiera sido atravesado por una lanza...

Ana Catalina Emmerich (Alemania), mostró dotes clarividentes pero fue a la edad de veinticuatro años cuando "recibio" los estigmas del cristianismo. Heridas que representaban la coronación de espinas, llaga torácica en forma de cruz, llagas en los pies y manos y en el costado derecho... Todo ello certificado por el doctor Wisener en examen médico realizado el 22 de Marzo de 1813. Desde Münster fue enviado un equipo médico por la autoridad eclesiástica que tras diez días de examen certificó la autenticidad de dicho fenómeno.

Teresa Neumann sufrió y padeció una extraña enfermedad provocada por una luxación en la espina dorsal cuando participaba en las tareas de extinción de un incendio en una fábrica cercana. Tenía veintiún años de edad y era el comienzo de todos sus padecimientos posteriores que la tuvieron postrada en la cama casi por toda su existencia. El día de la beatificación de Santa Teresa de Lisieux (24 de Abril de 1923) sufre la aparición de esta santa. Cinco días más tarde recobra la vista. El 30 de Septiembre vuelve a tener otra visión y comienza a caminar. El 7 de Noviembre tras un ataque de apendicitis ve como todo dolor remite tras una nueva aparición de la santa. En las vísperas de Pascua de 1926 sufre las primeras estigmatizaciones. El 18 de Septiembre de 1962, tras una vida llena de fenómenos inexplicados relacionados en su mayoría con la Estigmatización, nuestra protagonista fallece víctima de un ataque cardiaco. Curiosamente, tras cinco días de ser expuesta a los "fieles" y seguidores, su cuerpo no se descompone. Actualmente se estudia su beatificación.

Pío de Pieltrecina (1887, Pieltrecina, Italia). Popularmente conocido como Padre Pío, recibió los "atributos" de su estigmatización mientras celebraba una misa... cayó al suelo y de su cuerpo comenzó a manar abundante sangre... los estigmas de Cristo habían aparecido. Tras esto otros fenómenos se dieron en el Padre Pío tales como la bilocación, levitación, hipertermia (temperatura más elevada de lo usual), xenoglosia (hablar otras lenguas sin haberlas estudiado), inedia (baja alimentación, unas 250 calorías diarias), grandes sufrimientos, éxtasis, lectura de pensamiento, videncia, acción sobre la Naturaleza, fenómenos luminiscentes (según el profesor Romanelli sobre su pecho se podían apreciar emanaciones lumínicas), fragancias, ectoplasmias, sanación como las famosas devoluciones de vista a Gemma di Giorgi u obreros accidentados. Se trató de cubrir de controversia el caso del padre Pío aduciendo que la causa de sus estigmas se debía al uso de ácido nítrico (evidentemente quién propuso esto no sabía demasiado de química y sus efectos...). El Padre Pío perdía alrededor de 100 gramos de sangre diarias en sus llagas abiertas. Fallecido el 23 de Septiembre de 1919 su caso es objeto de estudio en pro de su santidad.


El jesuita Thurston publicó en su libro "Phénomènes physiques du mysticisme" las explicaciones bajo razonamientos normales las causas explicativas de la estigmatizaciones.
En su contra encontramos a católicos convencidos como Giscard, Lhermitte, Babinski y Darier quienes afirman "los estigmas por sugestión son imposibles".

El fenómeno de la estigmatización si no es provocado o fraudulento, como fenómeno, debe de ser aceptado como auténtico, pero teniendo posteriormente muy en cuenta su naturaleza.

Sugestión o no, a la fecha es imposible saber si la "mente" del la persona es la que produce estas heridas llevada por un alto grado de misticismo; personalmente como cristiano creo que son un don de Dios y una señal de referencia, cuando se producen en una persona de probada integridad y bajo la supervisión de médicos u otros científicos. Podemos debatir, el porque aparecen en las palmas de las manos y no en las muñecas (donde según estudios sobre la Sábana Santa, se colgaba a los ajusticiados por los romanos, ya que de otra forma no soportaría el peso del cuerpo), aunque también es posible que los romanos sujetasen los brazos con cuerdas al travesaño horizontal de la cruz para así mantener las manos unidas al tronco. Bueno, eso será matéria de otro artículo, sobre la llamada "Sabana Santa". Espero que os haya gustado.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti