Sábado, 08 de agosto de 2009

Esta oración de autor desconocido, es para preservarse de todo mal, particularmente del poder y artifícios del maligno espíritu.

Dios mío, cuyo principio es apidarse y perdonar al pecador. Acoged benigno mi plegaria, y haced, por vuestra clemencia y piedad, que yo y cuantos estén atados con el lazo de la culpa, sean desatados y absueltos. También os ruego, Señor, que mediante la intercesión del glorioso mártir San Cipriano, seámos libres de todo maleficio y poder del maligno espíritu. Amén.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti